jueves, 9 de agosto de 2007

4.2 Factores Desencadenantes

Cuando se inicia la adolescencia, a muchos jóvenes y en particular a los más brillantes y de mentalidad más compleja, les puede resultar difícil adaptarse sin objeción a las creencias sociales, políticas y religiosas de sus padres, no creen que por el solo hecho de que sus padres tienen ciertas creencias particulares, necesariamente toda las personas de pensamiento recto tiene que compartirlas, si no que personas absolutamente honorable pueden sostener opiniones totalmente opuestas, sin dejar por esto de ser respetables.
En esta etapa del desarrollo, el joven también puede tomar en cuenta la motivación, a fin de ver que no es simplemente una acción específica, buena o mala, si no también la intención de la persona que la realiza, lo que importa. Con su recién descubierta capacidad para pensar en forma abstracta, también es posible que el adolescente busque principios morales amplios que puedan proponerse como algo universalmente verdadero.

No hay comentarios: