jueves, 9 de agosto de 2007

2.1 Transtornos afectivos

La afectividad seriamente perturbada en el síndrome depresivo origina síntomas diversos. El enfermo generalmente inicia su cuadro con un estado de indiferencia hacia situaciones o circunstancias que antes despertaban su interés. Pronto aparece la tristeza persistente y relativamente impermeable a influencias exteriores, de tal modo que cosas que antes pudieran haber estimulado su ánimo, ahora abatido, no son afectivas. Quizá más frecuente que la tristeza es la inseguridad. El enfermo deprimido que presenta casi siempre este síntoma en forma constante, manifiesta que no tiene confianza en si mismo y que cuesta mucho trabajo tomar decisiones hecho que descomponen su voluntad y su actividad. El pesimismo que con frecuencia acompaña a la inseguridad, origina sentimientos de desvalorización personal que las mas de las veces se manifiestan con frases como: “Soy un inútil”, “Para mi ya no hay nada”, “Todo lo hago mal”, etc. Otro síntoma frecuente es el miedo que a veces se presenta en forma no precisa; pero el paciente siente temor pero no puede explicar a que. La ansiedad suele presentarse en grado variable, con frecuencia aparece en la mañana y disminuye en el transcurso del día. Finalmente la irritabilidad, que muchas veces es el motivo básico de la consulta.

No hay comentarios: